“Y ahora, por favor, enséñenos cosas realmente importantes”, le dijo Mafalda a su maestra. Y como siempre, nos dejó pensando... ¿qué habrá sido “lo importante” para ella ese día? Y estas preguntas nos llevan a otras… ¿Qué es “lo importante” en educación? ¿Quién lo define? ¿Quiénes participan de esa definición? ¿Importante para quiénes, para qué?
Este libro nace para discutirle a una concepción de educación que no toma en cuenta las opiniones de lxs niñxs para definir qué es importante y qué no.
Se trata de una invitación que busca jerarquizar los pensamientos infantiles, animarnos a giros pedagógicos radicales, de modo que en nuestras prácticas educativas pongamos en el centro las voces, sentires y experiencias de lxs más jóvenes. ¿Y esto para qué? Para multiplicar prácticas afectivas y emancipatorias que contribuyan a transformar el mundo injusto, infectado de insensibilidad y catastróficamente desigual en el que vivimos, desde la certeza de que ese proceso de transformación es con lxs niñxs.

Educar hasta la ternura siempre - Gabriela Magistri

$1.500
Educar hasta la ternura siempre - Gabriela Magistri $1.500
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Librería Mascaró Calle 61 Nº 618 e/7 y 8 - La Plata -- De Lunes a Viernes de 10a14hs y de 16a19hs - Sábados de 10a14hs

    Gratis

“Y ahora, por favor, enséñenos cosas realmente importantes”, le dijo Mafalda a su maestra. Y como siempre, nos dejó pensando... ¿qué habrá sido “lo importante” para ella ese día? Y estas preguntas nos llevan a otras… ¿Qué es “lo importante” en educación? ¿Quién lo define? ¿Quiénes participan de esa definición? ¿Importante para quiénes, para qué?
Este libro nace para discutirle a una concepción de educación que no toma en cuenta las opiniones de lxs niñxs para definir qué es importante y qué no.
Se trata de una invitación que busca jerarquizar los pensamientos infantiles, animarnos a giros pedagógicos radicales, de modo que en nuestras prácticas educativas pongamos en el centro las voces, sentires y experiencias de lxs más jóvenes. ¿Y esto para qué? Para multiplicar prácticas afectivas y emancipatorias que contribuyan a transformar el mundo injusto, infectado de insensibilidad y catastróficamente desigual en el que vivimos, desde la certeza de que ese proceso de transformación es con lxs niñxs.