Los ensayos que conforman este volumen se ofrecen como un puente entre las concepciones y luchas del movimiento obrero “pasado” (de los siglos XIX y XX) y los nuevos movimientos que irrumpieron con la “revolución inconclusa” de la década del ’60. Caffentzis se propone dotar de base teórica a las luchas en un contexto en el que las mutaciones del capital obligan –según una imagen tomada de Frantz Fanon– a “estirar” los conceptos clásicos para hacerlos iluminar las formas actuales que adopta la explotación y el rechazo del trabajo. La categoría de trabajo se extiende, así, hasta alcanzar una multiplicidad de terminales donde la explotación queda velada. O hasta volverse el par trabajo/energía, clave para comprender la crisis energética y financiera. El concepto de acumulación originaria también se estira y se vuelve proceso en curso: las sucesivas crisis del capitalismo demandan nuevos cercamientos, con sus cuotas de violencia y despojo, sobre la tierra y sobre todas las formas de vida social. Una manera renovada de asumir la lucha de clases que pone en el centro el problema de los comunes como un modo de enfrentar al capitalismo en su fase totalitaria. Una lucha que involucra la producción y reproducción de la vida; la solidaridad entre trabajadores, mundo animal y naturaleza.

En letras e sangre y fuego - George Caffentzis

$890
En letras e sangre y fuego - George Caffentzis $890
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Librería Mascaró Calle 61 Nº 618 e/7 y 8 - La Plata (Martes y Viernes de 10 a 13hs - Miércoles de 14a17hs)

    Gratis

Los ensayos que conforman este volumen se ofrecen como un puente entre las concepciones y luchas del movimiento obrero “pasado” (de los siglos XIX y XX) y los nuevos movimientos que irrumpieron con la “revolución inconclusa” de la década del ’60. Caffentzis se propone dotar de base teórica a las luchas en un contexto en el que las mutaciones del capital obligan –según una imagen tomada de Frantz Fanon– a “estirar” los conceptos clásicos para hacerlos iluminar las formas actuales que adopta la explotación y el rechazo del trabajo. La categoría de trabajo se extiende, así, hasta alcanzar una multiplicidad de terminales donde la explotación queda velada. O hasta volverse el par trabajo/energía, clave para comprender la crisis energética y financiera. El concepto de acumulación originaria también se estira y se vuelve proceso en curso: las sucesivas crisis del capitalismo demandan nuevos cercamientos, con sus cuotas de violencia y despojo, sobre la tierra y sobre todas las formas de vida social. Una manera renovada de asumir la lucha de clases que pone en el centro el problema de los comunes como un modo de enfrentar al capitalismo en su fase totalitaria. Una lucha que involucra la producción y reproducción de la vida; la solidaridad entre trabajadores, mundo animal y naturaleza.