Si para algo sobrevivimos nosotros, es para transmitir todo eso que los otros, por haber muerto, no pueden, le dice Ricardo René Haidar a Francisco Urondo, su entrevistador, el 24 de mayo de 1973 en la celda de la cárcel de Villa Devoto donde graban la entrevista que se convertirá en este libro. Faltan menos de veinticuatro horas para que Héctor Cámpora asuma la presidencia al cabo de dieciocho años de proscripción del peronismo y los cuatro periodista y sobrevivientes queden en libertad. María Antonia Berger, Alberto Miguel Camps y Ricardo René Haidar relatan de manera minuciosa cómo se planificó la fuga del penal de Rawson, cómo lograron escapar con destino a Chile seis líderes de la guerrilla argentina, cómo fueron capturados diecinueve de los evadidos y cómo sucedió la masacre del 22 de agosto de 1972 en la Base Almirante Zar en la cual fueron asesinados dieciséis militantes. Una masacre que la dictadura de Alejandro Agustín Lanusse intentó infructuosamente disfrazar de enfrentamiento

La patria fusilada - Francisco Urondo

$1.300
Sin stock
La patria fusilada - Francisco Urondo $1.300
Si para algo sobrevivimos nosotros, es para transmitir todo eso que los otros, por haber muerto, no pueden, le dice Ricardo René Haidar a Francisco Urondo, su entrevistador, el 24 de mayo de 1973 en la celda de la cárcel de Villa Devoto donde graban la entrevista que se convertirá en este libro. Faltan menos de veinticuatro horas para que Héctor Cámpora asuma la presidencia al cabo de dieciocho años de proscripción del peronismo y los cuatro periodista y sobrevivientes queden en libertad. María Antonia Berger, Alberto Miguel Camps y Ricardo René Haidar relatan de manera minuciosa cómo se planificó la fuga del penal de Rawson, cómo lograron escapar con destino a Chile seis líderes de la guerrilla argentina, cómo fueron capturados diecinueve de los evadidos y cómo sucedió la masacre del 22 de agosto de 1972 en la Base Almirante Zar en la cual fueron asesinados dieciséis militantes. Una masacre que la dictadura de Alejandro Agustín Lanusse intentó infructuosamente disfrazar de enfrentamiento