Siglo XXI publica esta nueva edición de Las palabras andantes, un libro con cuentos, minicuentos, anécdotas, consejos, minicrónicas y relatos. Una obra con más de 400 grabados del artista brasileño José Francisco Borges que acompañan los textos.

Una mesa remendada, unas viejas letritas móviles de plomo o madera, una prensa que quizá Gutenberg usó: el taller de José Francisco Borges en el pueblo de Bezerros, en los adentros del nordeste del Brasil.

Yo he venido a su taller para invitarlo a que trabajemos juntos. Le explico mi proyecto: imágenes de él, sus artes de grabado, y palabras mías. Él calla. Y yo hablo y hablo, explicando. Y él, nada. Y así sigue siendo, hasta que de pronto me doy cuenta: mis palabras no tienen música. Estoy soplando en flauta quebrada. Lo no nacido no se explica, no se entiende: se siente, se palpa cuando se mueve. Y entonces dejo de explicar, y le cuento.

Le cuento las historias de espantos y de encantos que yo quiero escribir, voces que he recogido en los caminos y sueños míos de andar despierto, realidades deliradas, delirios realizados, palabras andantes que encontré –o fui por ellas encontrado. Le cuento los cuentos, y este libro nace. - EDUARDO GALEANO.

Las palabras andantes - Eduardo galeano

$1.000
Las palabras andantes - Eduardo galeano $1.000
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Librería Mascaró Calle 61 Nº 618 e/7 y 8 - La Plata (Lunes, Miércoles y Jueves de 15 a 18hs - Martes y Viernes de 10 a 13hs)

    Gratis

Siglo XXI publica esta nueva edición de Las palabras andantes, un libro con cuentos, minicuentos, anécdotas, consejos, minicrónicas y relatos. Una obra con más de 400 grabados del artista brasileño José Francisco Borges que acompañan los textos.

Una mesa remendada, unas viejas letritas móviles de plomo o madera, una prensa que quizá Gutenberg usó: el taller de José Francisco Borges en el pueblo de Bezerros, en los adentros del nordeste del Brasil.

Yo he venido a su taller para invitarlo a que trabajemos juntos. Le explico mi proyecto: imágenes de él, sus artes de grabado, y palabras mías. Él calla. Y yo hablo y hablo, explicando. Y él, nada. Y así sigue siendo, hasta que de pronto me doy cuenta: mis palabras no tienen música. Estoy soplando en flauta quebrada. Lo no nacido no se explica, no se entiende: se siente, se palpa cuando se mueve. Y entonces dejo de explicar, y le cuento.

Le cuento las historias de espantos y de encantos que yo quiero escribir, voces que he recogido en los caminos y sueños míos de andar despierto, realidades deliradas, delirios realizados, palabras andantes que encontré –o fui por ellas encontrado. Le cuento los cuentos, y este libro nace. - EDUARDO GALEANO.