La voz de las protagonistas Hace ya más de una década, en 2007, Lohana Berkins y Claudia Korol publicaron un libro singular que se agotó pronto sin que pudiéramos reeditarlo. Se siguió leyendo con interés, justamente por la diferencia con otras publicaciones sobre prostitución, centradas en defender posiciones claramente abolicionistas o claramente regulacionistas (en nuestro país no suele haber posiciones prohibicionistas). Pero, fundamentalmente, porque el intercambio no era entre feministas académicas o expertxs en políticas públicas e intervenciones estatales, sino entre las propias mujeres, travestis y trans en situación de prostitución y trabajadoras sexuales. Constituirse en sujeto de derechos frente al Estado y ser reconocidas como colectivo en su dignidad y ciudadanía sigue siendo la aspiración de muchas personas que no quieren quedar atrapadas en la violencia que divide el debate actual entre abolicionismo y regulacionismo. Así lo entendimos cuando decidimos actualizarlo y hacer una nueva edición, manteniendo el diálogo original, agregando entrevistas nuevas que dieran testimonio, por un lado, de los problemas que permanecen (criminalización, acoso policial, violencia, pobreza, explotación, falta de alternativas, falta de programas específicos) y, por otro, de la evolución del activismo, las experiencias y acontecimientos que consideran importantes, que van marcando un camino sinuoso en el diálogo (entre sí y con las autoridades), y las oportunidades de acceso a políticas públicas directas y suficientemente sensibles. Diana Maffía

Prostitución trabajo sexual -Diana Maffia Claudia

$1.460
Prostitución trabajo sexual -Diana Maffia Claudia $1.460
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Librería Mascaró Calle 61 Nº 618 e/7 y 8 - La Plata -- De Lunes a Viernes de 10a13hs y de 16a19hs

    Gratis

La voz de las protagonistas Hace ya más de una década, en 2007, Lohana Berkins y Claudia Korol publicaron un libro singular que se agotó pronto sin que pudiéramos reeditarlo. Se siguió leyendo con interés, justamente por la diferencia con otras publicaciones sobre prostitución, centradas en defender posiciones claramente abolicionistas o claramente regulacionistas (en nuestro país no suele haber posiciones prohibicionistas). Pero, fundamentalmente, porque el intercambio no era entre feministas académicas o expertxs en políticas públicas e intervenciones estatales, sino entre las propias mujeres, travestis y trans en situación de prostitución y trabajadoras sexuales. Constituirse en sujeto de derechos frente al Estado y ser reconocidas como colectivo en su dignidad y ciudadanía sigue siendo la aspiración de muchas personas que no quieren quedar atrapadas en la violencia que divide el debate actual entre abolicionismo y regulacionismo. Así lo entendimos cuando decidimos actualizarlo y hacer una nueva edición, manteniendo el diálogo original, agregando entrevistas nuevas que dieran testimonio, por un lado, de los problemas que permanecen (criminalización, acoso policial, violencia, pobreza, explotación, falta de alternativas, falta de programas específicos) y, por otro, de la evolución del activismo, las experiencias y acontecimientos que consideran importantes, que van marcando un camino sinuoso en el diálogo (entre sí y con las autoridades), y las oportunidades de acceso a políticas públicas directas y suficientemente sensibles. Diana Maffía