El estigma de la gordura pesa mucho más que el propio cuerpo. Parecería que si no somos delgadas, valemos menos. La influencer del body positive Agustina Cabaleiro tiene mucho para decir al respecto. "La primera vez que me dijeron 'gorda' fue en el jardín de infantes", cuenta Agustina Cabaleiro, alias @onlinemami_, en el comienzo de este libro. Desde muy chica supo (aprendió a los golpes) que su cuerpo era una marca indeleble, un estigma. Las cosas que para las demás parecían tan sencillas, para Agustina eran muy complicadas: la ropa, el sexo, la amistad, el trabajo y hasta una simple consulta con un médico por un dolor de muela. Todo parecía estar atravesado por el volumen de su cuerpo, sobre el cual por otra parte todos se sentían en el derecho de opinar. "Te lo digo por tu bien", se justificaban. "¿Cómo se supone que vas a quererte si todo el mundo te está diciendo todo el tiempo que no vales nada?", se pregunta Agustina, e intenta esbozar algunas respuestas.

Te lo digo por tu bien - Agustina Cabaleiro

$2.349
Te lo digo por tu bien - Agustina Cabaleiro $2.349
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Librería Mascaró Calle 61 Nº 618 e/7 y 8 - La Plata -- De Lunes a Viernes de 10a14hs y de 16a19hs - Sábados de 10a14hs

    Gratis
El estigma de la gordura pesa mucho más que el propio cuerpo. Parecería que si no somos delgadas, valemos menos. La influencer del body positive Agustina Cabaleiro tiene mucho para decir al respecto. "La primera vez que me dijeron 'gorda' fue en el jardín de infantes", cuenta Agustina Cabaleiro, alias @onlinemami_, en el comienzo de este libro. Desde muy chica supo (aprendió a los golpes) que su cuerpo era una marca indeleble, un estigma. Las cosas que para las demás parecían tan sencillas, para Agustina eran muy complicadas: la ropa, el sexo, la amistad, el trabajo y hasta una simple consulta con un médico por un dolor de muela. Todo parecía estar atravesado por el volumen de su cuerpo, sobre el cual por otra parte todos se sentían en el derecho de opinar. "Te lo digo por tu bien", se justificaban. "¿Cómo se supone que vas a quererte si todo el mundo te está diciendo todo el tiempo que no vales nada?", se pregunta Agustina, e intenta esbozar algunas respuestas.