Contame cosas”, le pide Amanda a su hermana Rita mientras está esperando que el misoprostol haga su trabajo en el cuerpo, es decir, que interrumpa el embarazo. Ese pedido es también el título de una novela que se inscribe en la narrativa sobre la experiencia de abortar en la Argentina. La singularidad de la novela de Laura Rosso es que lo narra la voz de una joven que protagoniza la revolución que significa en la Argentina la emergencia de los feminismos masivos, populares, audaces en la acción política, tributarios de una larga historia de Encuentros (y también de los desencuentros que subyacen) y decididos a cambiar las reglas de un juego en el que siempre han sido sorteadas las existencias de las mujeres y disidencias. (Del prólogo, Sonia Tessa) "Contame cosas, le dije a Rita acostada boca abajo y abrazando a la almohada. Había tragado la primera pastilla el día anterior y al día siguiente me tocaba empezar el paso dos. El tiempo mostraba su espesura. Cosas que me hagan reír, insistí." (Amanda)

Contame cosas - Laura Rosso

$850
Contame cosas - Laura Rosso $850
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Librería Mascaró Calle 61 Nº 618 e/7 y 8 - La Plata -- De Lunes a Viernes de 10a13hs y de 16a19hs

    Gratis
Contame cosas”, le pide Amanda a su hermana Rita mientras está esperando que el misoprostol haga su trabajo en el cuerpo, es decir, que interrumpa el embarazo. Ese pedido es también el título de una novela que se inscribe en la narrativa sobre la experiencia de abortar en la Argentina. La singularidad de la novela de Laura Rosso es que lo narra la voz de una joven que protagoniza la revolución que significa en la Argentina la emergencia de los feminismos masivos, populares, audaces en la acción política, tributarios de una larga historia de Encuentros (y también de los desencuentros que subyacen) y decididos a cambiar las reglas de un juego en el que siempre han sido sorteadas las existencias de las mujeres y disidencias. (Del prólogo, Sonia Tessa) "Contame cosas, le dije a Rita acostada boca abajo y abrazando a la almohada. Había tragado la primera pastilla el día anterior y al día siguiente me tocaba empezar el paso dos. El tiempo mostraba su espesura. Cosas que me hagan reír, insistí." (Amanda)