"Enfrentarse a la poesía debe ser lo más parecido que existe a atreverse a la mismidad y también, en cierta medida, a atenerse a ella. Mariela Peña dice que escribimos siempre el mismo poema hasta que nos atrevemos a narrar otros mundos y explica que es ahí cuando nace la literatura, demarcando con mucho acierto y otro tanto de astucia la línea delgada que separa y al mismo tiempo encuentra ambas pieles, como si de una cicatriz se tratara. Espejos es insurgente, una denuncia y un tránsito dulce y cruel entre las formas retorcidas de vincularnos –impuestas por el orden patriarcal– y el amor propio, que aparece tímidamente bajo la piel muerta de los días grises que fueron depositándose sobre una mujer que ha pasado mucho tiempo con la mirada perdida en el corredor potámico que separa Buenos Aires de Montevideo. Como una muñeca rusa, el agua contiene un ferry que contiene una poeta que adentro lleva un río. Espejos es el delta donde convergen la humedad y la arcilla, los peces y el plástico; un paisaje en partes iguales rioplatense y melancólico". Juan Solá, en el prólogo.

Espejos - Mariela Peña

$890
Espejos - Mariela Peña $890
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Librería Mascaró Calle 61 Nº 618 e/7 y 8 - La Plata -- De Lunes a Viernes de 10a13hs y de 16a19hs

    Gratis
"Enfrentarse a la poesía debe ser lo más parecido que existe a atreverse a la mismidad y también, en cierta medida, a atenerse a ella. Mariela Peña dice que escribimos siempre el mismo poema hasta que nos atrevemos a narrar otros mundos y explica que es ahí cuando nace la literatura, demarcando con mucho acierto y otro tanto de astucia la línea delgada que separa y al mismo tiempo encuentra ambas pieles, como si de una cicatriz se tratara. Espejos es insurgente, una denuncia y un tránsito dulce y cruel entre las formas retorcidas de vincularnos –impuestas por el orden patriarcal– y el amor propio, que aparece tímidamente bajo la piel muerta de los días grises que fueron depositándose sobre una mujer que ha pasado mucho tiempo con la mirada perdida en el corredor potámico que separa Buenos Aires de Montevideo. Como una muñeca rusa, el agua contiene un ferry que contiene una poeta que adentro lleva un río. Espejos es el delta donde convergen la humedad y la arcilla, los peces y el plástico; un paisaje en partes iguales rioplatense y melancólico". Juan Solá, en el prólogo.