La noche del 30 de diciembre de 2004, la tragedia de Cromañón marcó un antes y un después en la historia del rock argentino. Comenzó un período marcado por las restricciones y la desaparición de muchos de los lugares pequeños y medianos donde las bandas under solían presentarse, y producir conciertos se transformó en una tarea casi imposible. El crecimiento de Internet y la telefonía móvil y la llegada de las redes sociales fomentaron que pequeños circuitos de bandas formaran sus propios sellos discográficos y se inclinaran por la autogestión a la hora de grabar, editar, distribuir y promocionar sus discos y presentarlos en vivo. Entre los diversos estilos y sub estilos del rock que tomaron la posta, influenciados por la ética de trabajo que pregonaban predecesores locales como Daniel Melero, Suárez, El Otro Yo, Fun People, Perdedores Pop y Estupendo, y del llamado rock independiente estadounidense, se configuró una escena indie local.

Una nueva camada de bandas. Una época. Una generación. El indie es más que un modelo de producción independiente: propone su propia estética tanto desde lo musical, como desde las letras y el aspecto visual, hasta sus discursos y una particular identidad sonora que se distinguen de otras vertientes de rock contemporáneo. Con epicentro en La Plata y en Buenos Aires, pero con aportes de varias otras ciudades argentinas, el más reciente recambio del rock argentino se forjó entre los vaivenes del desconcertante panorama post Cromañón. Esta es la historia de un entretejido de bandas y solistas que lograron abrirse camino por fuera de la industria e imponer sus propias reglas, con Él Mató a un Policía Motorizado y Los Espíritus como mascarones de proa y principales referentes de muchas otras como Bestia Bebé, Shaman Herrera, Prietto Viaja al Cosmos con Mariano, Mi Amigo Invencible, El Perrodiablo, Los Rusos Hijos de Puta, Viva Elástico, Las Ligas Menores, 107 Faunos, La Patrulla Espacial, Billordo, Javi Punga, Los Sub, Riel, Las Piñas, Go-Neko!, Las Armas Bs. As., Valentín y los Volcanes, Sué Mon Mont, Los Reyes del Falsete, Atrás Hay Truenos, Sr. Tomate, Mi Pequeña Muerte y Mujercitas Terror.

Mas o menos bien, el indie argentino en el rock post cromañon - Nicolas Igarzábal

$820
Mas o menos bien, el indie argentino en el rock post cromañon - Nicolas Igarzábal $820
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Librería Mascaró Calle 61 Nº 618 e/7 y 8 - La Plata (Martes y Viernes de 10 a 13hs - Miércoles de 14a17hs)

    Gratis

La noche del 30 de diciembre de 2004, la tragedia de Cromañón marcó un antes y un después en la historia del rock argentino. Comenzó un período marcado por las restricciones y la desaparición de muchos de los lugares pequeños y medianos donde las bandas under solían presentarse, y producir conciertos se transformó en una tarea casi imposible. El crecimiento de Internet y la telefonía móvil y la llegada de las redes sociales fomentaron que pequeños circuitos de bandas formaran sus propios sellos discográficos y se inclinaran por la autogestión a la hora de grabar, editar, distribuir y promocionar sus discos y presentarlos en vivo. Entre los diversos estilos y sub estilos del rock que tomaron la posta, influenciados por la ética de trabajo que pregonaban predecesores locales como Daniel Melero, Suárez, El Otro Yo, Fun People, Perdedores Pop y Estupendo, y del llamado rock independiente estadounidense, se configuró una escena indie local.

Una nueva camada de bandas. Una época. Una generación. El indie es más que un modelo de producción independiente: propone su propia estética tanto desde lo musical, como desde las letras y el aspecto visual, hasta sus discursos y una particular identidad sonora que se distinguen de otras vertientes de rock contemporáneo. Con epicentro en La Plata y en Buenos Aires, pero con aportes de varias otras ciudades argentinas, el más reciente recambio del rock argentino se forjó entre los vaivenes del desconcertante panorama post Cromañón. Esta es la historia de un entretejido de bandas y solistas que lograron abrirse camino por fuera de la industria e imponer sus propias reglas, con Él Mató a un Policía Motorizado y Los Espíritus como mascarones de proa y principales referentes de muchas otras como Bestia Bebé, Shaman Herrera, Prietto Viaja al Cosmos con Mariano, Mi Amigo Invencible, El Perrodiablo, Los Rusos Hijos de Puta, Viva Elástico, Las Ligas Menores, 107 Faunos, La Patrulla Espacial, Billordo, Javi Punga, Los Sub, Riel, Las Piñas, Go-Neko!, Las Armas Bs. As., Valentín y los Volcanes, Sué Mon Mont, Los Reyes del Falsete, Atrás Hay Truenos, Sr. Tomate, Mi Pequeña Muerte y Mujercitas Terror.