Tres asesinatos a lo largo de un siglo. Dos historias que se entrelazan en el presente. Y solo un hombre capaz de descubrir la verdad. La Habana, 2016. Varios acontecimientos históricos van a sacudir Cuba y poner patas arriba el ritmo de la isla: la visita de Barack Obama en lo que se ha llamado el «Deshielo cubano», un concierto de los Rolling Stones y un desfile de Chanel. Por eso, cuando un exdirigente del Gobierno cubano aparece asesinado y mutilado en su departamento, la policía, desbordada por la visita presidencial, recurre a Mario Conde para que les dé una mano. Conde recordará que el muerto, un hombre déspota y cruel, había ejercido en el pasado de censor y extorsionado a los artistas para que no se desviaran de las consignas de la Revolución. Cuando unos días después se encuentre un segundo cadáver asesinado en parecidas circunstancias, sonarán todas las alarmas. Paralela a esa trama, se suma una historia situada un siglo antes, cuando La Habana era la Niza del Caribe y se vivía desenfrenadamente bajo la amenaza del cometa Halley. Para sorpresa de Mario Conde, presente y pasado tendrán unos vínculos insospechados.

Personas decentes - Leonardo Padura

$4.200
Personas decentes - Leonardo Padura $4.200
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Librería Mascaró Calle 61 Nº 618 e/7 y 8 - La Plata -- De Lunes a Viernes de 10a14hs y de 16a19hs - Sábados de 10a14hs

    Gratis
Tres asesinatos a lo largo de un siglo. Dos historias que se entrelazan en el presente. Y solo un hombre capaz de descubrir la verdad. La Habana, 2016. Varios acontecimientos históricos van a sacudir Cuba y poner patas arriba el ritmo de la isla: la visita de Barack Obama en lo que se ha llamado el «Deshielo cubano», un concierto de los Rolling Stones y un desfile de Chanel. Por eso, cuando un exdirigente del Gobierno cubano aparece asesinado y mutilado en su departamento, la policía, desbordada por la visita presidencial, recurre a Mario Conde para que les dé una mano. Conde recordará que el muerto, un hombre déspota y cruel, había ejercido en el pasado de censor y extorsionado a los artistas para que no se desviaran de las consignas de la Revolución. Cuando unos días después se encuentre un segundo cadáver asesinado en parecidas circunstancias, sonarán todas las alarmas. Paralela a esa trama, se suma una historia situada un siglo antes, cuando La Habana era la Niza del Caribe y se vivía desenfrenadamente bajo la amenaza del cometa Halley. Para sorpresa de Mario Conde, presente y pasado tendrán unos vínculos insospechados.