“Lamadrid no solo tiene una historia que muchos escritores envidiarían, sino que puede narrarla como nadie más podría. En este libro el lector se siente espectador de un documental, no de una ficción. Y además, por suerte, no es una historia épica, es la trayectoria discreta de un trabajador del fútbol. Clubes que no pagan deudas, dirigentes sin escrúpulos que hacen correr noticias falsas (“Che, ojo que Lamadrid está roto”). retiros involuntarios llenos de dolor físico y después una vida sin ahorros, sin otra preparación que haber jugado siempre a la pelota”

Hernán Casciari


“Este camino que inicia Hugo Lamadrid ya fue transitado por otros. Pero les puedo asegurar que ninguno antes lo hizo con su honestidad, con su avidez de contar y con su pinzamiento lumbar. A la hora de escribir, doloroso como cachetada de Transformer (. .. ) El de Lamadrid es el ejemplo que llega para romper -no se esperaba otra cosa de su parte- con la hegemonía de los habilidosos en el mundo de la literatura. Apártense los Valdanos, los Pep Guardiolas, los Kurt Lutman. Llegó un cinco que raspa. Y a mí no me sorprende porque los rústicos en la cancha, no lo somos a la hora de enfrentar la Olivetti”

Eber Ludueña

El renacido - Hugo Lamadrid

$600
El renacido - Hugo Lamadrid $600
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Librería Mascaró Calle 61 Nº 618 e/7 y 8 - La Plata (Martes y Viernes de 10 a 13hs - Miércoles de 14a17hs)

    Gratis

“Lamadrid no solo tiene una historia que muchos escritores envidiarían, sino que puede narrarla como nadie más podría. En este libro el lector se siente espectador de un documental, no de una ficción. Y además, por suerte, no es una historia épica, es la trayectoria discreta de un trabajador del fútbol. Clubes que no pagan deudas, dirigentes sin escrúpulos que hacen correr noticias falsas (“Che, ojo que Lamadrid está roto”). retiros involuntarios llenos de dolor físico y después una vida sin ahorros, sin otra preparación que haber jugado siempre a la pelota”

Hernán Casciari


“Este camino que inicia Hugo Lamadrid ya fue transitado por otros. Pero les puedo asegurar que ninguno antes lo hizo con su honestidad, con su avidez de contar y con su pinzamiento lumbar. A la hora de escribir, doloroso como cachetada de Transformer (. .. ) El de Lamadrid es el ejemplo que llega para romper -no se esperaba otra cosa de su parte- con la hegemonía de los habilidosos en el mundo de la literatura. Apártense los Valdanos, los Pep Guardiolas, los Kurt Lutman. Llegó un cinco que raspa. Y a mí no me sorprende porque los rústicos en la cancha, no lo somos a la hora de enfrentar la Olivetti”

Eber Ludueña